Los trabajadores de la educación: sus luchas y conquistas laborales

Los trabajadores de la educación: sus luchas y conquistas laborales

Cuando un joven ingresa a trabajar con el MEP, recibe su primer salario, lee su primera acción de personal y parte, casi siempre, de que los componentes que allí aparecen, como carrera profesional, incentivo didáctico, zonaje u otros, son parte de su sueldo porque sí.

Desconoce que, uno a uno de esos pluses, han sido logrados por los trabajadores del Magisterio, a base de grandes luchas, grandes enfrentamientos, ¡grandes huelgas!

Hoy, el Gobierno de la República pretende lesionar esos históricos derechos, erigiéndose como única “autoridad” (artículo 3 del anteproyecto de Ley para el Ordenamiento de las Remuneraciones Adicionales al Salario Base del Sector Público), para analizar cuáles de ellos son adquiridos y cuáles pueden ser eliminados o transformados (artículos 6 y 15 del anteproyecto de Ley).

Por ello, el Directorio Nacional de la Asociación de Profesores de Segunda Enseñanza aprobó que preparáramos este pequeño compendio de luchas de la APSE, a veces en solitario, a veces en conjunto con otras organizaciones del Magisterio costarricense, del año 1970 a la fecha:

Atrasos en pago de salarios: Desde el 21 de junio de 1970 y por más de 40 años, el Magisterio ha estado realizando protestas de todo tipo por la violación al pago oportuno y completo de nuestros sueldos.

En 1972, se realizó una huelga general para obligar al Gobierno a reconocernos la revaloración sobre los salarios base, establecida por el Servicio Civil, que se nos adeudaba desde noviembre de 1971 y con carácter retroactivo. La huelga triunfó.

En varias oportunidades posteriores se dieron huelgas de un día por la misma temática, culminando en 2003 no solo por el atraso desmedido de salarios, sino por su pago caótico. Así se dan huelgas de un día con movilización el 5 de marzo, el 25 de marzo y a partir del 23 de mayo y hasta el 27 de junio 2003 huelga indefinida. Esta huelga marca un hito histórico porque logró la destitución de la ministra de Educación, Astrid Fischel.

Durante los años posteriores hemos seguido en la lucha por ordenar, de una vez por todas, el pago oportuno y completo de nuestros salarios. Hubo huelgas de un día con movilizaciones en el 2005, el 8 de junio del 2006, durante el 2007, etc.

*Sobresueldo por trabajar hora reloj en Educación Técnica:*Lucha de fuerte presión de la APSE y los docentes de Educación Técnica que logra, en 1976, el pago de un recargo de un 25% por laborar lecciones de 60 minutos.

En 1981, se logra, por parte de la APSE y sus bases, que el Gobierno emita el decreto 12915-EP del 31 de agosto de 1981 (art.15), que aumenta al 40% el recargo a los docentes de los colegios técnicos.

*Financiamiento a la Educación Técnica:*Huelga promovida, en 1993, por los estudiantes y apoyada por la APSE y sus afiliados con una duración de 20 días, que logra que por medio de una ley se destine el 5% del presupuesto del INA para financiar los colegios técnicos.

*Luchas por reajustes salariales:*Huelga de 22 días en 1977, solo de la APSE. El Gobierno negoció con otra organización un aumento de ¢100, y fuimos a la huelga por dos reivindicaciones: aumento de ¢200 y que la APSE fuera parte de las negociaciones de manera obligatoria. Ambos se lograron.

Hubo mucha represión por medio de despidos de huelguistas, pero todos y todas fueron reinstalados/as en sus puestos.

Huelga en 1983, conocida como aplicación de la Escala Salarial, se logra una nueva clasificación de puestos por parte del Servicio Civil, que los aumentos salariales sean a la base y no como sobresueldo y, especialmente, que los anuales se les reconozcan a los interinos (todos los otros empleados públicos ya disfrutaban este derecho).

El 11 de abril de 1983, vamos a huelga de un día contra el alto costo de la vida y por el establecimiento de una canasta básica más justa.

En 1984, vamos a huelga por aumento salarial y congelamiento de precios de la canasta básica.

Carrera profesional: En 1989, el CIMA, del cual forma la APSE, va a huelga y tiene como principal logro que se hagan los estudios técnicos, administrativos, legales, financieros y pedagógicos, para el reconocimiento de la condición profesional del educador.

Pero, ante el incumplimiento del Gobierno volvemos a huelga en 1991, y en una complicada negociación, se logra, por fin, que se reconozca en nuestros salarios el pago por “profesionalización”  a partir del 1.° de octubre de 1992, del que ya gozaban todos los otros profesionales.

Dedicación exclusiva: Uno de los puntos medulares de la huelga del CIMA de 1991 fue la lucha por el reconocimiento de la Dedicación Exclusiva a los técnicos y administrativo docentes; se logra que se haga efectivo a partir de julio de 1992.

En 2010, el Gobierno de Laura Chinchilla decretó la eliminación de la Dedicación Exclusiva, pero la APSE logró que se cambiara ese decreto. Hoy, vuelven en el anteproyecto de ley a plantear su eliminación en la práctica.

Tanto en las huelgas de 1989 como en la de 1991 pululan los despidos de trabajadores en huelga, pero todos fueron luego restituidos.

*48 lecciones.*En 1997, vía decreto, se logra que el máximo de lecciones que podrá atender un educador sea de 48, de las cuales hasta 32 podrán ser en propiedad. Además, la retribución equivalente a cuatro lecciones, por las labores de planteamiento, preparación de instrumentos de evaluación, calificación de pruebas, entre otros, a los educadores que les corresponda atender 44 lecciones.

Incentivo para el Desarrollo de la Docencia: Después de una larga lucha del magisterio unido, la Dirección General de Servicio Civil publica, en 1994, la resolución para el otorgamiento del Incentivo Didáctico, equivalente a un dozavo del salario nominal mensual para todos los servidores del Título II.

*Pago por laborar en instituciones de una zona de menor desarrollo:*Mediante un convenio entre las organizaciones magisteriales y el Gobierno se establece el 12 de diciembre de 1997, de acuerdo con su grupo profesional.

En 2001, se dan huelgas de un día para que ese incentivo se le reconozca al sector de orientadores, bibliotecarios y a partir del grupo MT3 y VT4, y se logra en el Convenio firmado entre el Magisterio en Acción y el Gobierno el 25 de junio del 2001.

*Reglamento de Servicios de Conserjería:*En ese mismo Convenio del 2001 se logra que se firme a ocho días plazo el nuevo Reglamento de este sector.

No a la municipalización: Desde el 2003 y hasta el 2006, se dan distintos llamados a huelga de un día y movilizaciones a la Asamblea Legislativa contra el proyecto de Municipalización de la Educación y otros servicios públicos, logrando, en varias oportunidades, que se enterraran esas intenciones.

40 lecciones en propiedad: Durante el primer semestre del 2007, se dan distintas movilizaciones en apoyo a la reforma al artículo 15 de la Ley de Salarios de la Administración Pública para que los docentes pudieran acceder hasta 40 lecciones en propiedad. Esta reforma se publicó en La Gaceta el 9 de octubre del 2007.

*Derechos de Jubilación y Pensión:*Tanto en 1993 como en 1995, hubo durísimas huelgas, grandes manifestaciones con participación masiva tratando de evitar la arremetida neoliberal contra nuestro régimen de pensiones, arremetida que cercenó derechos largamente acuñados por el Magisterio Nacional. La represión en ambas huelgas fue brutal, pero en especial en la de 1995, cuando nos rebajaron el salario de más de un mes.

El resultado negativo de ambas huelgas golpeó de manera radical al Magisterio, el cual se mantuvo en pie de lucha, pese a la represión, siendo mancillados por los dirigentes de las distintas organizaciones en huelga, quienes levantaron la huelga a base de artificios.

Durante ocho años, el Magisterio entró en crisis, no fue sino en 2003 que vuelve a luchar  por sus pensiones. Se produce una huelga de cinco semanas, la APSE se mantiene sola en huelga, luego apoyada por el SEC y, finalmente, las bases de primaria obligan a la dirigencia de la ANDE a declarar huelga.

La huelga cierra con un triunfo para el Magisterio Nacional, pese a que no fue sino dos años después que la reforma al artículo 2 de la Ley de Pensiones N.° 7531 fue aprobada en la Asamblea Legislativa, logrando que los trabajadores de la educación, que ya tuvieran o estuvieran a punto de pensionarse, se pensionaran con las leyes viejas y sus beneficios.

*Aplicación de Política de Percentiles para el Magisterio Nacional:*En noviembre 2007, el Gobierno anuncia, en la Comisión Negociadora de Salarios del Sector Público, que aplicará esta política en varios tractos, hasta llegar al percentil 50%, a todos los profesionales del Gobierno Central, excepto los educadores.

La APSE inicia de inmediato reuniones de Presidentes de Base, recorre instituciones y prepara una huelga indefinida durante las vacaciones.

En varias oportunidades, durante los meses de febrero y marzo, llamamos a huelga con marcha de un día exigiendo la aplicación de esa política de reajuste salarial también para el Magisterio, pero tanto el Ministerio de Trabajo como Leonardo Garnier en el MEP se niegan.

A partir del 31 de marzo del 2008 y hasta el 24 de abril, la APSE, con el apoyo de las organizaciones del Magisterio en Acción, va a huelga indefinida; las grandes organizaciones rompehuelgas se pliegan al Gobierno y firman un_pseudo_ acuerdo con el ministro Leonardo Garnier.

Llueven amenazas de todo tipo, pero las bases se mantienen firmes y logran que la primaria, poco a poco, se incorpore a esta gran lucha.

Esta huelga logró un aumento real sumamente significativo en nuestros salarios y se constituye como un gran éxito.

No al salario único: Durante el primer semestre del 2010, la  APSE denuncia que el Gobierno, de manera subrepticia, viene preparando un anteproyecto de Ley de Empleo Público, conocido por nosotros como Salario Único. Decimos subrepticio porque incluso un diputado de Liberación Nacional ya había presentado a la Asamblea Legislativa el proyecto en diciembre del 2009 y, paralelamente, el Ministerio de Planificación preparaba otro alternativo.

La APSE, nuevamente, con el Magisterio en Acción, sin el apoyo de las otras grandes organizaciones, llama de nuevo a días de huelga y movilizaciones, logrando que se retire el proyecto de la Asamblea y desista el Ministerio de Planificación.

Pero, hoy, enfrentamos de nuevo al Gobierno de Laura Chinchilla. Sabíamos que tarde o temprano volverían con sus pretensiones avaras, perversas y antidemocráticas. Sabíamos que no cejarían en su afán de lesionar nuestros derechos salariales, sabíamos que tratarían de hacernos aparecer como los culpables de la presunta crisis financiera de este país, sabíamos que tratarán de hacernos parecer ante el pueblo como tagarotes, que gozamos de gollerías y privilegios a costa del erario público.

Sin embargo, sabemos también que las bases APSINAS responderemos con fortaleza, valentía, dignidad, hidalguía, para defender los derechos que tanto nos ha costado conquistar, no solo a los actuales trabajadores de la educación, sino a todos aquellos, muchos ya desaparecidos, que nos dieron su ejemplo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>